domingo, 2 de agosto de 2009

Hay cien virutas de ceniza
sobre mis sábanas. Contadas.

Me están saliendo alas
me arquean la espalda

He de acostumbrarme
a mi cuerpo de muñones
en los homoplatos

Tienen que acostumbrarse

Habrá quien piense que es una joroba
y entonces, tendrás que explicarles
que las alas pesan
y son difíciles de manejar
sobre todo cuando nacen

Habrá quien piense que envejecí
antes de tiempo
que ya estoy en la curva blanca
y a ellos tendrás que explicarles
que las alas nacen tarde
a veces sólo los ancianos
los lunáticos
las disfrutan

Y cuando vean que lloro
del esfuerzo de moverlas
tendrás, tendrás que decirles
que no estoy triste
que no temo

que me gustan mis alas
aunque por tenerlas, haya perdido la lengua
Tendrás que decirlo tú.

(Alicia Martínez)

2 comentarios:

Miguel Iñiguez dijo...

Alicia, solo decirte que me ha gustado tu poema. Que espero para septiembre poder vernos y seguir brecha a brecha. Un curso que avecino cargado de proyectos… Para saber amasar bien esos encuentro y, caray!, disfrutarlos que es lo que nos merecemos.

Un besote y a acabar de disfrutar lo que queda de verano.

ángel dijo...

Muy buen poema. Hoy descubro tu espacio en el que recalo.


Saludos...