martes, 26 de enero de 2010

Flotando 'A mi manera'


No es fácil expresar el agradecimiento con algo más que la inmensa palabra GRACIAS. Porque son muchos los sentimientos y las emociones que se mezclan y demasiadas las cosas que me gustaría decir a cada uno de vosotros como para hacerlo sin calma. Anoche fue hermoso. Un grupo de amigos y amigas a los que amo, con la complicidad de mi hija, de mi compañero y de mis padres, idearon la manera de hacerme saltar las lágrimas.



Siempre me he sentido como un elefante en una cacharrería, torpe e incapaz de devolver tanto amor, cuando me hacen un regalo de amor como el de anoche: allí estaban todos, si no en presencia física, sí en deseo de estar: Sefa (la mente conspiradora), Eddie, Mario, Sandra, Félix, Román, Jesús, Martaerre, Gerson (un precioso regalo de cumple su voz inmensa: rebautizó María, la Portuguesa en Alicia, La Portuguesa y llegó a ese rinconcito de mi alma más escondido de todos y My Way, que resume mi estancia en este planeta entre otras canciones escogidas con mimo), y en la distancia, pero sin olvido, Lola (Leda), Viktor, Juani, Mar, Pedro, Ester, José Ramón, Miguel, Lola, Mamen, mis hermanos (Vane, Karlos y Carol y sus respectivos amores) y muchísimos más amigos y amigas (me han prometido que me enviarán las adhesiones (jajajjajaja: un cumpleaños con adhesiones)







Se cantaron (y destrozamos) canciones (África se soltó la melena y aseguró hinchando el pecho que éste iba a ser el mejor cumpleaños de mi vida e Isaac no se cortó y cogió el micro para ayudarnos a cantarle al Che) (Marta nos descubrió su faceta de jotera y cantante de bellísima y sensual voz), se recitaron poemas (Jesús, Román, Marta, Gerson, Félix - con la voz de Lorena) y hasta se escribieron, soplamos las velas de una sabrosísima tarta de chocolate y fresa. Hubo regalos hermosos: mis guías espirituales que son y se nota: El Libro de las preguntas de Neruda, Las Relaciones Peligrosas (Me guiará a mí también, Sefa), el regreso al amarillo, una libreta en blanco que promete irrupciones de palabras, dos cuadros increíbles (Ay! Mario), un hermoso vestido para la noche (Gracias mami. Gracias Mar), Diario e Ideario de un Delincuente de Gabriel Pombo y El ingenioso libertario Lizanote de la Acracia o la conquista de la inocencia de Jesús Lizano (tú sí que sabes, Vik)




Anoche fui la 'Mujer pólvora', 'la mujer mariposa' (gracias Sefa, ojalá mi ala, nuestras alas hagan algo más que remover nuestros corazones), la mujer abrazo (Gracias Sandra por dejarme sentir tu calor), fui la mujer vista (por los ojos que atraviesan la carne, los de Román) y la mujer que continúa (devorando sangres, Jesús, criticando la contracrítica de la paracrítica criticada), fui la exacta mujer, la mexicana (Ay! Lola), fui poeta por amor y amé por poesía. Ayer mis amigos se quedaron en mi Casa Abierta para no salir jamás de ella.

Pólvora

La mujer tiene el cerebro lleno de pólvora, granos que gravitan en la cornisa de sus cavidades, en el espacio reducido entre dos pálpitos.
La mujer desgrana ansias y la pólvora penetra entre sus sienes, martillean los párpados, la noria gira sueños y un hombre que se aleja y es la niebla.

Hace frío, una noche y la mujer esconde sus pies en el útero caliente, mirada a la espalda del que circundó sus entrevelas, pólvora que confunde la niebla con el frío, con el humo, unos labios torturados de neón, luces frotando los mitones pidiendo una moneda para comenzar otra vez a morir. La mujer mendiga un sillón para recostar al muerto que transporta bajo el brazo, al fusil apuntando a un gigante de ventanas a la calle que cierra sus cortinas para siempre.
La mujer atraviesa pisadas sin sombra, aprendices siluetas amparadas bajo la luz de una farola y es la acera la que brilla, la que arde bajo el cráter, es la acera la pólvora del nervio que desangra la palabra equivocada.

Es tarde y alguien cabizbajo de mugre tiene el cerebro lleno de pólvora, granos que gravitan la cornisa de sus cavidades y penetran con olor circular a sangre de vientre.

La mujer tiene sed, y esta noche la acera arde, bajo el neumático aúlla charcos de tristeza mientras los sueños caminan lejos.

LORENA del HIERRO 





A mis padres y hermanos
por no cerrar nunca la casa

A África e Isaac (que saben dejar la ventanas abiertas
y las puertas entornadas)

A mis amigos y amigas
mi gran familia

Amanece con los cerrojos rotos
desde dentro
desatornillados por los propios moradores
Crece ensanchada
desde el centro del mar
y en ella entran los atunes
y no se cierra el paso a los tiburones
Hasta ballenas y sirenas y calamares gigantes
vienen a dormir bajo su techo cielo
La casa es el hogar donde el aire respira
——
De niña tenía en cada árbol una casa
con mi hermano
y con él bajaba a las simas más profundas
en los banquetes de boda
Explorábamos la Amazonia
y viajábamos en globo
muy alto, muy alto
Por las noches un duende
despertaba en el cajón de juguetes
Recordamos.
De niña dormía en una habitación blanca
con una cama enorme
metida en una bolsa de basura
y una noche me picó una abeja en el culo
y murió
De niña tuve una hermana pequeña
que me enseñó a ser grande
a ser pequeña
a ser grande
a ser pequeña
Mi padre era nuestra ciudad alegre
Mi madre, los brazos abiertos
De niña mi hermana me hizo un regalo
construyó piedra a piedra los muros de una casa
hilera de ladrillos delimitando habitaciones sin dueño
una casa en la que tomar el té
con mi pandilla de los invisibles
Entonces, no entendí
Ahora es la casa en la que vivo
... con vosotros




Cuando terminó la noche encontré sobre una mesa, sin firma, pero con sello (yo sé que sabes que sé) un hermoso poema:


Ali ci ah!
lícito
deliro
no alicaído
ningún aliciente
para acunar la
alucinada consecuencia
de los almendros
en flor

Alicia




Hermoso Extremoduro recitado por Eddie y mis Escupitajos, insuperables en su voz... o superables por fin. Gracias.

Desde ayer, ésta es mi canción: Alicia, La portuguesa (Gracias Gerson)



Gracias Mario, por las fotos. Están preciosas. TODAS AQUÍ

GRACIAS


8 comentarios:

Eddie (J.Bermúdez) dijo...

no está acabadoooooooooooooooooooo
fue fruto de una imprevista improvisación.
al final el tiempo me está agarrando los cojones....

Alicia Martínez/Isaac Alonso dijo...

No dejes que eso pase Eddie. El tiempo lo controlas tú: no seas el conejo, sé Alicia. Besos por un poema que en su improvisada improvisación es ya perfecto para mí. Un poema NUNCA SE ACABA

Viktor Gómez dijo...

Ali:

en la multiplicidad efervescente de las celebraciones un pequeño sorbo de serendipia y un ratito lunar de abandono. Quede ahí tu consciencia revuelta y generosa alejada de las oropéndolas y cultive un silencio en la oscuridad de la no acción. Y esa flor, que no muera jamás ni se pierda su perfume más allá de tus sienes.

Un beset

V

Jesús Ge dijo...

Aparte de la voz de Gerson amenizando la noche, lo mejor el "discurso filosófico" de nuestra filósofa particular (qué gusto tener una) Sefa Bernet.

Alicia, cuántas vidas cambias!!
Alicia, cantas vidas cumbias!!


un beso auto-crítico.

SEFA dijo...

Estas noches consiguen que la sonrisa de Alicia llore. Nunca había visto una sonrisa así, lagrimeando como la suya.
No fue noche de brillante retórica, ni de versos incalculables. (Salvo el poema de la anfitriona, la mujer pólvora, de Lorena, leído por Félix y otro, ya clasico de Román)
Devuelvo el piropo a nuestro querido Ge: yo guardo en la memoria especialmente su "cítrico".... perdón, crítico poema que nos llevó a todos al estado de la risa inteligente.
Queremos más.....

Alicia Martínez/Isaac Alonso dijo...

Querido Vik: Observo en silencio las palabras para comérmelas a versos. Vuestras palabras, vuestra presencia,vuestra compaña y guardo el perfume en mis sienes con un temporizador para difundirlo en pequeños soplos a mi alrededor. Gracias.

TQ Ali

Alicia Martínez/Isaac Alonso dijo...

Amigo Jesús: Sí que es una suerte inmensa tener a Sefa entre nosotros. Teneros a todos. Nosotros poetas filósofos y ella filósofa poeta. La propiedad conmutativa: el orden de los factores no altera el producto.

Jesús, Cantas dádivas!

Besos

Alicia Martínez/Isaac Alonso dijo...

Ay! mi Sefa. Tú me pillaste. Conseguí no soltar, no derramar ni una sola lágrima, no fue fácil. Y sí fue mi extrema sonrisa-fuente la que las contuvo. El brillo lo pusistéis vosotros.

A brazadas te abrazo y te encuentro. Besos