miércoles, 23 de julio de 2008

Cerrado por vacaciones


Lo he intentado, pero no puedo. Las vacaciones me exigen otro ritmo de vida y los blogs no entran en él. Los dejo cerraditos por vacaciones. Eso no quiere decir que no los mire todos los días, aunque no escriba. Un abrazo y ¡Nos vemos en septiembre!

5 comentarios:

Papu García dijo...

Reposa, descansa, disfruta todo cuanto puedas, porque es merecido.
Por fin te he enlazado en mis blogs:
http://papugarcia-imagen.blogspot.com
http://papugarcia-autor.blogspot.com
Un abrazo y nos vemos

CGT dijo...

Feliz descanso jajaja, la compu también se lo merece ;-)

Un abrazo

CARLA BADILLO CORONADO dijo...

Disfrútalas Alicia, ya nos contarás.

Besos desde kitu.

Jose dijo...

Happy Hollidays Alice!!!

Aprovecha cada segundo de tu tiempo en difrutar, sentir, vivir... y nos vemos a la vuelta...

Con las pilas cargadas...

Un beso.

Alicia Martínez dijo...

Hola a todos: Carlos, Paco, Carla, José. No hace mucho escribía unas palabras a un amigo describiéndole lo que están siendo mis vacaciones: "Las vacaciones están siendo un lento devenir de días que se mueren solos, antes de haber nacido. En un torbellino tranquilo de rutinas establecidas por otros, me dejo llevar como la hoja muerta que cae al arroyo y disfruta tan sólo con ver el paisaje mutar a su paso. Disfruto sí, pero es un disfrute sosegado y sereno, un disfrute de añoranzas verdes y azules. Todo está marcado... y aún así improviso y rompo (en los límites de lo decible) con lenta desgana de mal hábito. Siempre son así mis vacaciones: una reclusión voluntaria en lo que lo verdaderamente importante, lo que sólo fluye cuando paramos en seco y miramos a los nuestros, sale a flote relamiendo los minutos de vida.

Pocos acontecimientos, como tales. Sentimientos muchos, reflexiones entumecidas de calor y amor, muchas. Estoy llena de África y llena me siento fortalecida. Sólo me falta Isaac que se unirá a nuestra danza manchega en unos días, demasiados. Anoche desperté sudorosa en mitad de la noche. Unos versos martilleaban mi cerebro y no me dejaban dormir. Mi cuerpo insistía: recuérdalos, mente perezosa y caprichosa y mañana ya los apuntarás... Mi mente le respondía iracunda: lévantate ya mole pesada de carne húmeda y vieja y empuña el lápiz. Finalmente ganó la diatriba mi mente, siempre despierta, y mi cuerpo encendió la luz, que se escapó esquiva por el espejo cuando vio mi cara. Te apunto los versos: los únicos que han salido de mi pluma, también de vacaciones, estos días de infierno agradable y soñado:

Siento los golpes difusos de las mujeres oscuras
avanzando como un ejército de sombras

No soy una mujer oscura, soy una mujer clara. Todo lo demás es artificio. busco la claridad, y mis versos, por tanto, no pueden ser crípticos, ni oscuros, no pueden levantar imágenes que golpeen pechos (me empeñaba en buscarlos), deben decir lo que son, lo que es, dentro y fuera de mí. Porque esta juntapalabras las pilla al dictado y al dictado las vuelca, pero no al dictado de otro ser, externo, que vive pululando sobre la cabeza del poeta. No, al dictado de un ser interno, que desgarra el corazón por dentro y no bebe de más fuente que de la de mi sangre".

Bueno, he querido rescatar estas palabras porque creo que describen al punto mis ansiadas vacaciones: son como un inmenso tranquimazin tragado a contra luz y sin agua.

Un abrazo a todos. Y nos vemos en un par de semanas por aquí.