domingo, 4 de octubre de 2009

La Trinchera 'toma' El Dorado

Este viernes volvió a pasar. Los jóvenes poetas de La Trinchera, estudiantes en Jesuítas de Valencia, 'tomaron' literalmente El Dorado para regalarnos su poesía de resistencia. Denuncia en rima rapera y verso libre y libertario. Sangre liviana en los suelos, las butacas y hasta las paredes del bar.

Quique y Jorge presentaron los pliegos 'Las mini-trincheras' con versos anónimos de los poetas que pronto llenarán las calles de la ciudad con poemas. Prometieron mandarme fotos y textos y hasta que lleguen os dejo las fotos que ha subido diligentemente Sandra gracias a la nueva Wifi de El Dorado (¡Sí, tenemos Wifi).












Acompañando a los trincheros estuvieron Eddie (J.Bermúdez) que nos avanzó parte del poli-poema que hoy iba a recitar en Barcelona dentro del Festival de Polipoesía organizado por LA PAPA, Enrique Falcón, que leyó Asamblea de La Casa Roja de Juan Carlos Mestre, recién galardonado con el Premio Nacional de Poesía, Víktor Gómez que leyó el Manifiesto de Poetas y Artistas con Honduras y presentó el colectivo La Palabra Itinerante, impulsor del manifiesto, Jesús Ge, que presentó los pliegos de la Fundación inquietudes y leyó algunos de sus anti-haikus, Rodrigo, Gari, Román, y otros poetas de la ciudad.








Las Mini-Trincheras pueden descargarse desde aquí (Colabora en su difusión):

Portada1: http://www.megaupload.com/?d=5W09EGYC
Poemas1: http://www.megaupload.com/?d=Z29YRAYG
Portada2: http://www.megaupload.com/?d=2HFRMSPQ
Poemas2: http://www.megaupload.com/?d=AHV0RCDQ

Las mini trincheras.
(poemas y derivados)
Panfleto 1: Escarbar bajo las valla

I
Hoy es el día en que me entierro
en las cáscaras y las raíces

II
Camisas azules como franjas de suelo deslomadas.
Tu legaña
la vergüenza de todas las cosechas
sin temblor
agonía
en manos del pueblo
En manos sin grito
sin vómito
sin voto
sin puñal de delirios al borde de un tímpano
al borde de un pueblo
un hombre

III
Poesía de un poeta.
Vida de un hombre.
Grito de una boca.
Palabra de nadie.

IV
Rastrojo turbulento, óxido de bala, cobijo desprovisto, Sheij Jarraha
posterga la huida
mantén tu vientre amortajado con una sombra
y con la miseria de este balbuceo que se asemeja
a la más amplia victoria de unos senos colgados al poste
que designa las revueltas

V
Una mariposa turbulenta
en un ruido de cascaras amasadas

VI
Oscilar entre un paradigma
y las calzadas
que aun son barro.

VII
Mi tormenta
es
cabalgar a lomos de
caballos muertos
y hablar
de metáforas absurdas.
...
Mi palabra
es una gota
rechinando
en tarareos de cuarentonas viudas.

VIII
Acribillo tu ingenuo cabello de derrotas y ortigas
aun no crucificadas
han culminado las barbaries (arcén y musgo)
para empezar otras
para empezar a sucumbir bajo los arrecifes de cuerpos
amontonados en tu sien
Siempre hay una cumbre
que desechas
temes prevalecer
y tener que cosechar otras tormentas
(otros poemas furiosos que encubran
tu desdicha
tu ingenuo cabello de derrotas
y ortigas)

Las mini trincheras.
(poemas y derivados)
Panfleto 1: Aviso de agua

I(Testigos)
¿adónde estáis creciendo
con los ojos abiertos?
os busco sin razón
testigos de qué mundo.
(Antonio Méndez Rubio.)
Ya habéis sido denunciados
por las orugas en el camión de las flores,
os reclamaron
en los pozos del tuerto
-para destinar los papeles-
por donde pisa la niebla, por donde besan las ampollas.
Y yo os busco desde ésta palabra, la trémula,
río abajo grito con la laringe del perro:
el rechinar de la clavícula,
la barbarie abierta en canal,
el crío anunciado en las derrotas.
Yo os lloro fijo en las uñas,
en cada hueco de convulsiones,
en la aorta del giro raso con el que se desgasta
la boca,
no fueron una sístole de esperanzas
vuestras muecas en lo alto del precipicio,
y os (des)encuentro en el barrote de las sementeras.
y qué os requiero, dónde la búsqueda,
si con un temblor agrio, ¿bajando las costillas?
''testigos de qué mundo'',
ojo de qué hermano,
con quién el apalabramiento, la lucha...
y el ciego hermano que ahora
os interpela.

II(La razón.)
Que todo lo que subyace, crece:
el alardeo del pato en río seco,
un niño tibio de grasas,
la desaparición de las banderas,
la palabra en ristre, y con ella
el aleteo curioso del saltamontes,
que contiene todas las razones del pecado,
del manifiesto.
Para ello
entonces:
la voz, la piedra.

III(Aviso de agua.)
Ahora no me basta con precipitarme
sobre el estiércol de las alfombras,
(basta ya de esquelas prometidas para los ciervos)
avisos de agua,
no estoy aquí para sollozar panfletos,
para no rubricar sin puños
todo lo que se coció en los párpados,
mi destino será otro cuando una madre no vuelva,
y se calme el moho a cierta distancia del segundo,
mi niño de tempesta, cúmulo de opacidades en el abismo de la boca,
jadear después una aurora
en el cansancio de la velocidad
para arrancar un paso manso
en la historia sin comenzar de los pozos,
lumbres mortuorias
de las sábanas amaestradas para partir,
litro de sangre, bebé,
asco de incendios y bosques
no serías el mismo si tuvieras tres palmos más de pecho,
azul y tu a mi sin consuelo aquí por qué
cantas y caes
sobre el marco de las nubes, serrín desgajado,
sobre
la mitad misma
de mi garganta.

Asamblea’, por Juan Carlos Mestre

Queridos compañeros carpinteros y ebanistas,
les traigo el saludo solidario de los metafísicos.
También para nosotros la situación se ha hecho insostenible,
los afiliados se niegan a seguir pagando cuotas.
A partir de este momento la lírica no existe,
con el permiso de ustedes la poesía
ha decidido dar por terminadas sus funciones este invierno.
No lo tomen a mal,
pero aún quisiéramos pedirles una cosa,
mis viejos camaradas amigos de los árboles
acuérdense de nosotros cuando canten La Internacional.

2 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Noche memorable. En expansión, una fuerza en las multiplicidades de la palabra dada y la acción colectiva.

Un beset,

Víktor

Eva Monzón dijo...

Que bien que los que no pudimos ir, lo veamos desde la web,
Gracias

evamonzonj.blogspot.com