lunes, 18 de mayo de 2009

Ahora ya puedo hablar de Mario

Esta mañana despertaba con la noticia de la muerte de Mario Benedetti y no pude hacer gran cosa para recordarle. Ahora sí, ahora el dolor me permite ya recordar qué hay de Mario en este ser que respira, y piensa, y ama y lucha. Y hay todo. Y sigue habiendo todo. Él inspiró e inspira- como una canción que escuchas sin apenas apercibirte de ello - mi forma de amar, de amar al mundo, de amar a los demás y a mí misma. Y ahora lo releo y entiendo, y encuentro y le lloro porque sigo llorando como él. Desde la alegría.

Esta semana recordaremos a Mario, pero no para despedirle, sino para hacerlo más presente, para confirmar su legado, grabarlo a fuego, para vivirlo conscientes...Tal vez algo cambie, tal vez todo.

Y ahora sí:






ENAMORARSE Y NO
Cuando uno se enamora las cuadrillas
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo


ESPERO
Te espero cuando la noche se haga día,
suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sé,
sé que no vendrás.
Sé que la distancia te hiere,
sé que las noches son más frías,
Sé que ya no estás.
Creo saber todo de ti.
Sé que el día de pronto se te hace noche:
sé que sueñas con mi amor, pero no lo dices,
sé que soy un idiota al esperarte,
Pues sé que no vendrás.
Te espero cuando miremos al cielo de noche:
tu allá, yo aquí, añorando aquellos días
en los que un beso marcó la despedida,
Quizás por el resto de nuestras vidas.
Es triste hablar así.
Cuando el día se me hace de noche,
Y la Luna oculta ese sol tan radiante.
Me siento sólo, lo sé,
nunca supe de nada tanto en mi vida,
solo sé que me encuentro muy sólo,
y que no estoy allí.
Mis disculpas por sentir así,
nunca mi intención ha sido ofenderte.
Nunca soñé con quererte,
ni con sentirme así.
Mi aire se acaba como agua en el desierto.
Mi vida se acorta pues no te llevo dentro.
Mi esperanza de vivir eres tu,
y no estoy allí.
¿Por qué no estoy allí?, te preguntarás,
¿Por qué no he tomado ese bus que me llevaría a ti?
Porque el mundo que llevo aquí no me permite estar allí.
Porque todas las noches me torturo pensando en ti.
¿Por qué no solo me olvido de ti?
¿Por qué no vivo solo así?
¿Por qué no solo...

INTIMIDAD
Soñamos juntos
juntos despertamos
el tiempo hace o deshace
mientras tanto

no le importan tu sueño
ni mi sueño
somos torpes
o demasiado cautos

pensamos que no cae
esa gaviota
creemos que es eterno
este conjuro
que la batalla es nuestra
o de ninguno

juntos vivimos
sucumbimos juntos
pero esa destrucción
es una broma
un detalle una ráfaga
un vestigio
y un abrirse y cerrarse
el paraíso

ya nuestra intimidad
es tan inmensa
que la muerte la esconde
en su vacío

quiero que me relates
el duelo que te callas
por mi parte te ofrezco
mi última confianza

estás sola
estoy solo
pero a veces
puede la soledad
ser una llama.

MARIO BENEDETTI

2 comentarios:

Aurora Mora dijo...

Sense dubte, una gran entrada, Alícia. Emotiva, però plena de força. Llàstima que no poguérem xerrar en aquell primer blog i birres... a vore si el proper (que espere que siga prompte) hi ha més sort...

Una abraçada.

Alicia Martínez dijo...

Gràcies Aurora. M'agradaria molt. és lo que tenen estes reunions. un petó. Ali